En el mundo actual hay más jóvenes fugados y sin hogar que nunca. Por la bondad de sus corazones, muchas personas intentan ayudar o asistir a estos jóvenes dándoles un lugar temporal donde alojarse o dándoles dinero y otros artículos necesarios.

Sin embargo, en un momento posterior, muchas personas se enteran de que el joven al que han ayudado es en realidad un fugitivo y les preocupa que puedan acusarles de secuestro. Si tiene serias dudas sobre las medidas que ha tomado para ayudar a una persona que creía necesitada, puede que necesite consultar con un abogado.

¿Qué es el secuestro en Texas?

Según la ley de Texas, el secuestro es un delito grave de tercer grado. Un individuo es culpable de secuestro cuando secuestra a otro individuo. El delincuente debe haber actuado con premeditación y saber que sus acciones darían lugar al secuestro de la víctima.

Además, la ley establece que el secuestro consiste en sujetar a la víctima para impedirle la libertad de hacer lo que desee. Para que el secuestro se considere de naturaleza delictiva, la víctima debe ser retenida en un lugar en el que lo más probable es que no se la encuentre, o ser amenazada con el uso de fuerza letal.

¿En qué se diferencia el acoger a un menor fugado del secuestro?

El acto de acoger a un menor fugado difiere del de secuestro en que no se ha utilizado la fuerza física ni se ha amenazado al menor para que cumpla sus deseos. La ley de Texas establece que acoger a un menor fugado es el acto de ocultarlo o refugiarlo a sabiendas y sin mostrar preocupación por su condición de fugado.

Aunque esto no se considera un secuestro tal como lo define la ley, lo que no significa que no sea un delito. Si se descubre que ha infringido la ley, podría ser acusado de un delito menor de clase A. Las penas incluyen hasta un año de prisión y/o una multa de hasta 4.000 dólares.

¿Existe alguna defensa por acoger a un menor fugado?

Albergar a un niño fugitivo es un delito profundamente grave y podría hacer que se enfrente a tiempo en prisión o una multa significativa; sin embargo, hay algunas posibles defensas que usted puede ser capaz de utilizar si se le acusa de este delito, incluyendo:

  • Tiene un parentesco por consanguinidad o afinidad con el niño.
  • Notificó a los padres del menor fugado en un plazo de 24 horas desde que supo que lo era
  • Avisó al lugar o institución donde vivía el niño y del que escapó en las 24 horas siguientes a conocer su situación
  • Avisó a las fuerzas de seguridad dentro del plazo de 24 horas

¿Necesito que un abogado penalista me ayude con esta situación?

Incluso si usted no ha sido acusado de un delito en relación con albergar a un niño que era un fugitivo, sería en su mejor interés de consultar con un abogado calificado. Los cargos penales que involucran a menores de edad pueden ser extremadamente complejos e imposibles de tratar por su cuenta.

Si has ayudado a un fugitivo y no estás seguro de cómo debes proceder, ponte en contacto con nuestro bufete de abogados llamando al
979-779-2000
y pide programar una consulta gratuita inmediatamente.