¿Cómo puede afectar tu tasa de alcoholemia a las penas por un cargo de conducir ebrio en Texas?

Conducir en estado de embriaguez (DWI) es una acusación penal grave que puede acarrear multas costosas, penas de cárcel, suspensión de la licencia y otras consecuencias que alteran la vida. Aunque la mayoría de los residentes de Texas saben que pueden ser acusados de conducir bajo los efectos del alcohol si su concentración de alcohol en sangre (alcoholemia) es de 0,08 o superior, muchos no saben que pueden ser acusados de conducir bajo los efectos del alcohol si su alcoholemia es inferior a ese nivel. También sorprende a muchas personas detenidas por conducir bajo los efectos del alcohol que puedan estar sujetas a penas más severas por una tasa de alcoholemia igual o superior a 0,15.

¿Cómo se define la intoxicación en Texas?

La definición técnica de intoxicación en Texas es doble.
El § 49.01 del Código Penal de Texas
describe la intoxicación como

  • No poseer el uso normal de las facultades mentales o físicas debido al consumo de alcohol, una sustancia controlada, drogas u otras sustancias perjudiciales.
  • Tener una concentración de alcohol en sangre (alcoholemia) igual o superior a 0,08.

Estas definiciones significan que un conductor de Texas puede ser acusado de conducir ebrio aunque su tasa de alcoholemia sea inferior a 0,08, siempre que el agente encargado de la detención considere que las capacidades mentales o físicas normales del conductor se han visto afectadas por el consumo de una de las sustancias enumeradas anteriormente. Por supuesto, el agente debe ser capaz de demostrar definitivamente este deterioro para que el caso se sostenga ante un tribunal. Más a menudo, las autoridades utilizan la segunda definición de intoxicación. Normalmente se realiza un análisis de sangre tras la detención para confirmar la tasa de alcoholemia del conductor.

¿Es diferente la ley para los menores de 21 años?

Texas impone una política de no tolerancia para los menores de 21 años que beben y conducen. Si una persona menor de la edad legal para el consumo de alcohol es detenida y tiene cualquier cantidad detectable de alcohol en su organismo, hasta 0,079 de alcoholemia, puede ser acusada de conducir bajo los efectos del alcohol y enfrentarse a las siguientes penas:

  • Una multa máxima de 500
  • Hasta 40 horas de servicio comunitario
  • Suspensión de la licencia hasta 60 días
  • Asistencia obligatoria a una clase de concienciación sobre el alcohol.

Si una persona de entre 17 y 21 años es detenida con una tasa de alcoholemia de 0,08 o más, puede estar sujeta a consecuencias aún más graves, como:

  • Una pena de cárcel de tres a 180 días
  • Un año de suspensión de la licencia
  • Una multa de hasta 2000 $.

¿Cuáles son las penas por una condena por conducir ebrio?

Si tienes más de 21 años y te declaran culpable de conducir un vehículo de motor en un lugar público en estado de embriaguez, las ramificaciones legales a las que te enfrentes se basarán en tu historial previo de condenas por conducir bajo los efectos del alcohol (si las hay) y en tu tasa de alcoholemia. El límite para una acusación «estándar» de conducir bajo los efectos del alcohol es una tasa de alcoholemia inferior a 0,15. Una primera condena por conducir bajo los efectos del alcohol con una tasa de alcoholemia de entre 0,08 y 0,149 suele ser un delito menor de clase B, castigado con:

  • Máximo de 2000 $ de multa
  • Una pena de tres a 180 días de cárcel
  • Suspensión del permiso de conducir de 90 días a 1 año

Una segunda infracción por conducir bajo los efectos del alcohol es un delito menor de clase A que conlleva penas más graves, entre ellas:

  • De 30 días a un año de cárcel
  • Hasta 4.000 dólares de multa
  • Suspensión del permiso de conducir hasta dos años

Las personas con tres o más condenas por conducir ebrios se consideran delincuentes extremos y se enfrentarán a cargos de delito grave de tercer grado con consecuencias como:

  • De 2 a 10 años de prisión
  • Una multa máxima de 10.000
  • Suspensión del permiso de conducir hasta dos años

Además de estas penas, toda persona condenada por conducir ebria puede ser sometida a libertad condicional y a pruebas de detección de drogas, a servicios comunitarios obligatorios, a programas educativos sobre conducción ebria y a otras tasas y multas judiciales. La mayoría de estas medidas costarán dinero extra al infractor, además de las tasas punitivas, lo que hace que una condena por conducir ebrio resulte costosa.

¿Qué penas te pueden imponer por conducir ebrio con una tasa de alcoholemia elevada?

Si los análisis de sangre muestran que tu tasa de alcoholemia era igual o superior a 0,15 tras la detención, se te imputarán cargos más graves por conducir ebrio. Una tasa de alcoholemia elevada aumenta los cargos en un nivel, de modo que una primera infracción por conducir bajo los efectos del alcohol con una tasa de alcoholemia igual o superior a 0,15 se convertiría en un delito menor de clase A, una segunda infracción por conducir bajo los efectos del alcohol pasaría a ser un delito grave de tercer grado, y así sucesivamente. Las personas culpables de conducir con una tasa de alcoholemia elevada también deben instalar un dispositivo de bloqueo de encendido en todos sus vehículos.

¿Qué otras situaciones pueden dar lugar a un aumento de las penas por conducir ebrio en Texas?

Según la ley de Texas, hay varias circunstancias que pueden dar lugar a penas más graves por conducir ebrio, además de tener una tasa de alcoholemia superior a 0,15. En determinadas situaciones, incluso una primera conducción bajo los efectos del alcohol puede acarrear fuertes multas y muchos años de cárcel o prisión. Si tus cargos implican alguna de las siguientes circunstancias agravantes, debes ponerte en contacto con un experimentado
abogado defensor de DWI
inmediatamente para proteger tus derechos y garantizar el tratamiento adecuado de tu caso:

  • Conducción bajo los efectos del alcohol con un niño pasajero menor de 15 años.
  • Homicidio por intoxicación.
  • Agresión por intoxicación.
  • Dañar a un miembro de un grupo protegido (bomberos, primeros intervinientes, policías, jueces) conduciendo en estado de embriaguez.

¿Cómo puede ayudarte nuestro bufete?

Las consecuencias de una condena por conducir ebrio pueden cambiar tu vida. Si te acusan de conducir bajo los efectos del alcohol con una tasa de alcoholemia elevada, no intentes combatir los cargos tú solo ni aceptes declararte culpable antes de consultar a un abogado. Recurrir a los servicios de un abogado defensor experto puede ayudarte a alcanzar el mejor resultado posible en tu caso. Un abogado defensor de DWI entiende los entresijos de la ley y puede aconsejarte y guiarte a través del proceso judicial. Incluso pueden poner en duda la exactitud de tu prueba de alcoholemia.

Greening Law Group tiene una amplia experiencia en la defensa de personas acusadas de conducir ebrios en Texas. Deja que pongamos nuestros conocimientos a tu servicio.
Ponte en contacto con
con nuestro bufete de abogados en el 979-406-5756 para programar una evaluación del caso sin compromiso.